Páginas vistas en total

martes, 7 de octubre de 2014

conociendo Portugal

Durante 14 días recorrimos parte de Portugal, un país cercano por ser limítrofe y con un idioma similar. La información previa era la de las charlas con algún portugués emigrado a Argentina, compañeros de trabajo cuando arribé a España, su música y alguna historia de navegantes y conquistadores.
Los datos estadísticos son de fácil acceso a través de Internet, así que trataré de volcar aquí mis "impresiones" y "sensaciones".


plaza en Bragança, rodeada de centenarios edificios 

 sobre la colina, al fondo, una torre defensiva del medievo
entre dos casas modernizadas, se mantiene este edificio


Es un país de poco más de diez millones de habitantes y de pequeña superficie. Se extiende por un total de 92.389 km2 (España 550.000, Argentina 2.750.000, la provincia de La Pampa 144.000) con un extenso litoral marítimo.
Se percibe una vida marcadamente rural, inclusive en quienes viven en pueblos y ciudades, pues mantienen huertos antes que jardines. Hemos visto en la ciudad de Braga una huerta comunitaria en plena ciudad. No se trata de grandes extensiones, son unos pocos metros cuadrados donde el esfuerzo familiar genera un importante aporte en alimentos, que ayuda a la subsistencia.




es posible encontrar en los cascos viejos este tipo de viviendas, prácticamente en ruinas. 


esta foto es de la ciudad de Cháves, donde se acaban de encontrar los restos de un circo romano
 puente románico en la ciudad de Cháves
En el pequeño pueblo de Montalegre existen restos de un castillo mantenidos perfectamente. Al fondo el paisaje del norte de Portugal

Los ingresos son de los más bajos de Europa, estando un salario mínimo por debajo de los 500 euros, por lo tanto no se ven ropas de marca, pero tampoco se ve gente mal vestida o calzada. El parque automotor es excelente al igual que el transporte público y los portugueses son conductores respetuosos y prudentes. Es muy raro ver vehículos que circulen en los límites de velocidad, inclusive en las autovías. El nivel de desocupación (paro) es de un 7% ( Alemania 5% y España 26%).
Su ingreso a la Unión Europea le ayudó a superar la lacra en que la dilatada dictadura de Oliveira Zalazar lo había sumergido hasta hacer que sus índices de analfabetismo y tuberculosis fueran, hasta hace poco más de 30 años, los más elevados de Europa. Esto es solo un índice, también la población urbana era un 20% del total (hoy el 50%) y los derechos de las mujeres eran inexistentes. Visto esto, es encomiable el desarrollo logrado en tres décadas.



calle peatonal en Braga... es de destacar la limpieza en calles y parques
 en la arquitecura portuguesa es común el uso de azulejos en la decoración de fachadas, costumbre recibida de la ocupación árabe. También las barandas de los balcones con complejos trabajos de herrería.
otra plaza de Braga

Como argentino, conocedor de la casi totalidad de los países de Sudamérica, debo decir que Portugal presenta un nivel comparativamente alto y de mas equitativa distribución de la riqueza respecto a ellos. Dentro de Europa le resta un largo camino para igualar economías como las de Alemania, Francia, Inglaterra, etc.
Ante cualquier pregunta, los portugueses se muestran amables y dispuestos a ayudar (me guiaron en un coche durante más de 1 km., para ponerme en el camino correcto). En cualquier lugar, ya sea en pequeños núcleos rurales, gasolineras de ruta y obviamente en las grandes ciudades, la gente conoce al menos un par de idiomas. El inglés está muy extendido (tienen una larga historia de negocios y acuerdos políticos con Inglaterra). En restaurantes de Oporta y Lisboa  fuimos testigos del trabajo de camareros que se expresaban sin trabas en español, inglés y francés... España, que recibe casi 60 millones de turistas al año, está muy lejos de ese nivel.



vista desde unos de los puentes de Oporto
una de las callejuelas de la parte vieja de Oporto





                                                         detalle de una vieja casa



El costo de vida es también más bajo que en España, pero nada como para tirar cohetes. Se nota principalmente en los alimentos y el costo de los campings. Es más caro el sur, que recibe la mayor parte del turismo y desde luego las ciudades.




              otro ejemplo de utilización del azulejo
 una característica de Oporto, en su parte antigua, es la gran cantidad de viviendas vacías y en estado casi de ruina, cuestión que le aporta un toque muy atrapante al recorrer sus calles.


 monasterio de los Benedictinos en el barrio de Belén, Lisboa




una callejuela de Lisboa, vista desde el tranvía

No hay comentarios:

Publicar un comentario