Páginas vistas en total

miércoles, 17 de octubre de 2018

Facebook.....

Tal vez, algunos de mis seguidores en Facebook se extrañe de la falta de entradas, pero he decidido dejar ese medio de comunicación.
Es la segunda vez que lo hago y creo que esta será definitiva.
Mantendré este blog, donde volcaré mis viajes.
La semana próxima comenzaré uno de pocos días, rodando por el País vasco francés y también en España.
Las temperaturas no son las mejores, pero al menos no hay pronóstico de lluvias.
Si alguien desea comunicarse conmigo, puede hacerlo a mi correo;
elpampaenbici@gmail.com

Un saludo

lunes, 17 de septiembre de 2018

Santiago, mi nieto mayor

"Vengo de los padres, que de los padres de mis padres fueron y seguiré vivo en los hijos, que de los hijos de mis hijos vengan"

La sangre viaja, me dijo alguien en un viaje y creo en ello.
Hoy me fui a Barcelona en bici. 
Me fui en mi nieto Santiago, que después de terminar su carrera en Argentina, ha decido recorrer mundo. Lo hace sin ruta fija y sin tiempo de final.
Celebro que mis nietos, disfruten de viajar. Voy siempre con ellos. 


 Pasado el medio día, partió dejando a su espalda el Pirineo... un día excelente.



Elijio la ruta que lo llevará faldeando las montañas del Pirineo y  lo acompañé los primeros 15 kms


Solo cruzamos tres vehículos en La Guarguera.....

En el cruce a Nocito nos despedimos. Ahora está en Ainsa, donde pasara la noche. Ya les contaré más.

viernes, 24 de agosto de 2018

Salva Rodriguez





Haber entrado al mundo de los ciclo viajeros, fue un regalo de la Vida. Hurgando en Internet, buscando información para mis posibles recorridos, descubrí el blog de un viajero singular; Salva Rodriguez, granadino, profesor de instituto, que en enero del 2006 decidió iniciar su viaje y saltó de España a África. Regresó a su tierra en junio de 2015. Rodó en bici la friolera de ciento cincuenta mil kilómetros y recorrió cuatro continentes. En los libros de la zaga "Un Viaje de Cuento", están sus experiencias en África, Asia, América y Europa y el viaje interior que esto implicó, lo cuenta en su novela "El Círculo de las Artes Efímeras - Vida de Augusto Pereira". Sus vivencias, su concepción de la Vida y de los valores por los que de verdad vale la pena luchar, me influyeron fuertemente. Creo que Salva, al igual que Diego Ballesteros, se transformaron, sin pretenderlo, en Maestros de Vida.
Al igual que pude rodar en bici con Diego, tuve la suerte de tener a Salva en mi casa, el día que regresó a España. Con ambos mantengo una relación que me enriquece y agradezco.

lunes, 6 de agosto de 2018

Diego Ballesteros. De "Mis Viajes"


                                                        Diego Ballesteros Cucurull
En junio de 2011 fui en busca del dorsal con el que participaría en la Treparriscos, una prueba cicloturística que se desarrolla simultaneamente con la Quebrantahuesos, recorriendo  caminos de los Pirineos, cercanos a mi casa. Entre ambas nuclean más de once mil participantes. 
Entre los stands que ofrecían material dedicado al ciclismo, uno vendía un libro de viajes. "Zaragoza a Pekín, 12882 kms. en bicicleta".  
Su autor firmaba los ejemplares desde una silla de ruedas. Después del viaje, hecho en 2008, sufrió un accidente que lo dejó con irrecuperables lesiones medulares. Hablé con el unos instantes y me dedicó el libro. "Querer es poder", había escrito Diego. 
Lo leí con ansiedad y al concluirlo tenía claro que viajaría en bicicleta. Al año siguiente hice mi primer recorrido, uniendo mi casa en Huesca con el lago Bodense en el sur de Alemania. 
Al día de hoy llevo hechos más de quince mil kilómetros y diecinueve países y dentro de ese historial, puedo presumir de haber rodado junto a Diego, desde el Mediterráneo a Burdeos. 
Diego no se entregó después de su accidente y hoy compite entre los mejores del mundo, llevando a fuerza de brazos su triciclo. Sigue siendo el impulsor de mis pedaladas por el mundo.

jueves, 26 de julio de 2018

Eva. De mis "viajes"


Gran parte de este viaje, el que se inicia en mi adolescencia y llega hasta estos días, tuvo una partícipe necesaria, aunque pocas veces aparece en el relato. 
Se trata de Eva, mi compañera de la Vida. 
Con ella comparto tres hijos y más de cincuenta y cinco años de camino. 
Los momentos más difíciles se hicieron llevaderos, sabiendo que estuvo siempre apoyando y luchando de manera incondicional junto a mí. 
Nunca me sentí prisionero o limitado. Si pude concretar mis sueños, fue porque ella no les puso barreras. 
Regresando de un viaje en bicicleta por Cuba, recibí "el dictado" de esta poesía
                                     
              Viento Eva

Hay un viento Eva que me lleva lejos.

Solo hace falta que muestre las ansias
de salirme al mundo a buscar encuentros.

Mientras yo camino despierto mi sueño,
su fuerza me lleva soplando en silencio.
Me vuelve al futuro.
Descubro el pasado.
Conozco al hermano.

Y ese viento Eva soplando a mi lado.

Y esa inmensa fuerza, que nunca me ha atado,
sin que yo lo note, cuando estoy cansado,
me levanta suave, me acomoda el rumbo, me alisa el camino.
Y feliz retorno de nuevo a su lado.

Sin haberme ido.

Sin haber zarpado.

30-1-16  Viajando en bus Santiago de Cuba - La Habana (20') 

sábado, 14 de julio de 2018

Hermes Eugenio Pérez (a) Gallego o Negro


Dios los cría y el viento los amontona. 
Así dicen en mi tierra, cuando quienes se parecen se juntan. 
Me amontoné con el "Gallego" Pérez unas vacaciones, hace más de treinta años. Coincidimos con nuestras familias en un solitario y aislado lago de la Patagonia.
Dijo el Maestro Atahualpa Yupanqui; "Un amigo, soy yo en otro cuero". Y eso somos. 
Tenemos un viaje propio, que excluye absolutamente a quien se acerca. 
Hemos navegado en bote neumático, el río Colorado, desde sus nacientes en la cordillera de Los Andes, hasta su final  en el Atlántico. Lo mismo hicimos, circunvalando los 360 kms., del lago Nahuel Huapi. Todos los refugios de montaña de la región de Bariloche, nos dieron cobijo para nuestras interminables charlas. Y con casi un siglo y medio de vidas sumadas, nos dimos el gusto de volver a viajar juntos, ocho mil kilómetros de Europa. 
Transitamos juntos intensas experiencias, de las que dejan marca. 
Casi no necesitamos hablar para entendernos. 
Mi carro de viajes, se llama Eugenio.

sábado, 30 de junio de 2018

La Vida es otra cosa.... ( de "Mis viajes")




                                              La Vida es otra cosa
Entre mis vecinos, había un hombrecito extraño. O mejor dicho,  diferente. Era de baja estatura, usaba gruesos anteojos y se movía con velocidad y gestos mecánicos. Era relojero y músico. Tocaba el bandoneón y había desarrollado un sistema, que utilizando luces de distintos colores, coincidiendo con los botones del instrumento, permitía a los sordos, una percepción visual del sonido del instrumento. Lo encontraba en la parada del autobús y viajaba con él diariamente, aunque más allá del saludo, no manteníamos ningun diálogo, ya que se abstraía con un libro, que idefectiblemente, tenía sus tapas forradas de papel azul oscuro.
No recuerdo como surgió la charla, ni siquiera de que hablamos, pero si me quedó grabada su frase; la Vida es otra cosa. Fue la iniciación a otro viaje. Esta vez por territorios más complejos y fascinantes. Un viaje que parece iniciado ayer y no en mi adolescencia. Un viaje del que felizmente no vislumbro el final. El de encontrar la suprema razón de la Vida, de comprender el Plan maravilloso que anima el Universo. EL VIAJE.
Mil gracias Maestro  Vicente "Tito" Chiminelli.