Páginas vistas en total

domingo, 18 de junio de 2017

Atilio García, Quebranta Huesos 2017

Hace cinco años, recibimos a Atilio que corrió su primera Quebranta Huesos en España. Es una prueba ciclo turística de fama internacional, que desarrolla sus 205 kms, por tierras de España y Francia, cruzando en ambos sentidos el macizo de los Pirineos. El desnivel acumulado es 3431 de metros y nunca el clima favorece a los participantes. El año pasado fue de un frío intenso que dejó más de 1200 abandonos y este año la ola de calor que azota España se hizo presente con temperaturas que rondaron los 40º C. Son unos diez mil (10.000) ciclistas que parten a las 7:30 desde la ciudad de Sabiñanigo. Los primeros tardan unas 6 horas y media en completar el circuito y los últimos deben llegar antes de las 12 horas a contar desde la largada. Esta es la versión 27 y también fueron 27 los países presentes. Pueden encontrar más información en la página oficial. (www.quebrantahuesos.com)
Nuestro amigo hizo en 2012 un tiempo de  8 horas 24 minutos y en esta oportunidad se tenía más confianza y su nivel de entrenamiento era mayor. Ya tenía en su poder la medalla de plata y su sueño era lograr un tiempo que le permitiera acceder a la presea de oro.

Su hijo Juan Manuel lo despidió en Ezeiza y aquí lo vemos junto a Atilio y la caja de la bicicleta.
Días antes de su llegada, en una charla con Luis García Landa, uno de los creadores de esta carrera, me enteré que haría una salida de entrenamiento, recorriendo la totalidad del circuito y conseguí una plaza para el "argentino", que el martes pasado (13/6) se sumó a u n grupo de ciclistas catalanes y volvió a casa con 220 kms en sus piernas.    


Así le quedó la cabeza al "Pelado" después de esa jornada.
Al día siguiente, en compañía de mi hijo Martín, resolvimos acompañarlo a que pegara una pedaladas para aflojar los músculos y salimos los tres desde casa para hacer unos "pocos kilómetros" por el valle de la Guarguera. A los 5 kms., Atilio se despidió y nos dijo que ya nos alcanzaría al regreso. Nosotros volvimos antes de las 20:20 y Atilio nos "alcanzó" a las 21:50, cuando ya teníamos la cena en la mesa. Hizo unos 100 kms para aflojar.....

Hasta aquí llegó el ciclista de llanura. Necesitaba saber como es esto de subir montañas....
 Esta foto es del último viernes, cuando fuimos a buscar el dorsal de Atilio. La cantidad de participantes, que alcanza a los 12 mil sumando la prueba de menor recorrido llamada Treparriscos, colma las instalaciones, donde abundan los stands de empresas ciclistas internacionales y distribuidoras españolas de todo tipo de elementos ligados a este deporte.
 Junto al dorsal, los competidores reciben el mallot (camiseta) de la prueba, el chip que permite el control de sus pasos por los distintos controles y múltiples obsequios que aportan los auspiciantes (hasta caldo.....) 
 Como en años anteriores, el programa Ser Aventureros, de la cadena SER, la más importante de España, fue grabado en las instalaciones de la Quebranta Huesos y su conductor José Antonio Ponseti, cliente destacado de nuestra chocolatería...  
 Cada país participante cuenta con su bandera en la calle principal de la ciudad de Sabiñanigo, paso de los ciclistas y fue una alegría encontrar la de Argentina. Atilio escuchó durante la competencia a un grupo de argentinos de Córdoba, pero no pudo acercarse a ellos. 
 En su anterior viaje, Atilio compró una bicicleta italiano marca Colnago, pero este año se topo en el stand de los gringos, con esta máquina, que es el tope de la alta gama. Se trata del modelo Concept Colnago.... se deshidrató babeando.
Esperé la llegada de Atilio bajo un sol que achicharraba, pero el Pelado llegó antes de lo previsto. Aquí lo ven cuando le faltaban tan solo unos 50 metros para completar lo que es una verdadera hazaña. Alcancé a gritar su nombre ....... 

 No se dio vuelta, pero si me contestó. Al poco rato nos encontramos y nos dimos el abrazo que la ocasión merecía. 
 Atilio bajó su anterior tiempo y terminó la prueba en 7 horas 50 minutos, haciéndose acreedor a la medalla de oro. La logró por su esfuerzo y convicción. No existe en la zona donde entrena, ni una mísera colina, una loma pedorra y aquí ha subido a alturas superiores a los 2000 metros y rodó de igual a igual con los mejores de este deporte en Europa. Un orgullo que no cambia su bajo perfíl.
Campeón el Pelado !!!!!!
 

 Según Atilio, lo ayudó a conseguir este triunfo, el plato de fideos que Eva le preparó la noche anterior y con el que desayunó..... 
También la víspera de la carrera, tuvimos la suerte de recibir en casa a un Grande entre los Grandes... Diego Ballesteros, que compartió la cena y brindó varios consejos que Atilio supo aprovechar. Abajo nos verán a todos; Diego y Ana, Eva, Atilio y un servidor.


lunes, 5 de junio de 2017

Atenas, despedida

Finalmente llegamos a Atenas, el destino que parecía tan lejano, cuando hace un mes desembarcamos en Zagreb, Croacia. 
Fueron 1829 kms, de darle al pedal, más muchos otros en bus o en tren. 
Cuestas interminables y bajadas de vértigo. Bosques que nos cobijaban o zonas abiertas, pero siempre enmarcadas en montañas. Torres de iglesias cristianas o minaretes de mezquitas. Pieles blancas o morenas. 
Pero siempre ojos que mostraban amistad y sana curiosidad por los extraños viajeros en bicicleta. 
Nunca percibimos rechazo o una actitud agresiva. La gente es siempre la gente y el tener una actitud abierta y amigable es la llave que franquea todas las puertas.
 Pisamos tierras que el hombre habita desde milenios y ha ido sembrando de testimonios que marcan su evolución. También nos estremecimos con lo que el odio puede generar y comprobamos que con la voluntad se restañan las heridas y se sigue adelante. 
Buen viaje. Enriquecedora experiencia. Mi primera experiencia de viajar en compañía y además de quien en un principio era un absoluto extraño. 
Agradezco su permanente esfuerzo y reconozco en él un gran viajero e infatigable ciclista. 
Bienvenido Roberto al mundo de los viajeros lentos.

 Al entrar en Atenas nos separamos unos metros. Sin darnos cuenta tomamos rutas diferentes, pero de la misma manera impensada, nos reencontramos en la plaza de Omonia. 
Un gran abrazo rubricó la fuerte relación que estos días generaron. Después de instalarnos, buscamos la cerveza reparadora, pero ahora con una vista del Partenón. 
 Después de la siesta, salimos con la intención de sumarnos a una marcha de ciclistas, que se realiza semanalmente. No los encontramos, pero saliendo y entrando por una boca de metro, nos topamos con una maravillosa banda, que nos dio la bienvenida a Atenas.  

 Visitar Atenas es sinónimo de Partenón y Acrópolis, y allí fuimos. Además de multitud de turistas con sus cámaras y móviles en la punta de "un caño", descubrimos los monumentos construidos en el siglo VI antes de Cristo. Ya veníamos vacunados con lo visto en Korinthos, pero nuevamente la emoción nos venció.







 Hasta ahora no habíamos encontrado argentinos, pero en Atenas fueron muchos los que escuchamos e incluso con los que hablamos. La camiseta de la selección argentina, que usa Roberto sirvió de identificación. 
Además de lo visto en la Acrópolis, mediante el bus turístico hicimos una recorrida por diversos barrios y por el puerto del Pireo, el 1º en importancia en Europa y el 3º en el mundo (turístico).
 En el Monumento al Soldado Desconocido, frente al parlamento, existe una guardia de honor, que cubren soldados de la guardia presidencial, llamados "evzones", que tienen una larga y heroica historia, enlazada con las luchas de resistencia y guerras de independencia. Hoy son un cuerpo de élite y sus miembros deben contar con 1,90 mts., de altura. Cada hora se efectúa el relevo de los dos soldados que permanecen frente a la llama eterna y los domingos a las 11 de la mañana es el cambio de compañía y la ceremonia es un espectáculo que concita la presencia de mucha gente.
 En esta foto, los evzones con uniforme "normal". La obtuve el sábado desde el bus. Las que siguen son de la ceremonia del domingo.













 Como siempre, la gente es lo que hace y condiciona el paisaje. Grecia en este momento, alberga a una altísima cantidad de refugiados, los que se ven deambulando por las calles o reunidos en las plazas. 
Su color los delata, al igual que su actitud o su vestimenta. 
Muchos griegos están involucrados en prestar algún tipo de ayuda. Hace falta de todo; alimentarlos, vestirlos, alojarlos, darles lo necesario para su higiene, lavado de ropa, distracción, sanidad, etc. ¿que podemos hacer nosotros para aliviar esta situación?
La Europa rica mira para otro lado, no sea cuestión que ahora que tenemos la nevera llena, haya que compartir el yogurth. 
Y también hay gente que busca, con pleno derecho un futuro mejor. Si la globalización permite que las empresas y el dinero se muevan libremente por el planeta, por que no habrían de hacerlo sus habitantes??? 
 Este es el caso de este músico cubano que lleva 14 años en Grecia donde formó una familia con cuatro hijos. Se gana la vida dignamente con el instrumento que ejecuta con maestría, pero es un ilegal más en Europa y cuando intentó trabajar en España o Francia la policía lo perseguía para confiscarle el saxo.... con tanto hijo de puta suelto, esa es la orden que reciben las policías europeas.
 Y este es Ioannis, un albanés que lleva 20 años en Grecia, donde se encuentra feliz y con un trabajo que desempeña en un local de apuestas contiguo al hotel donde estamos. Nos vio montar las cajas de las bicis y se acercó a charlar.... ya somos sus amigos. Trabaja siete (7) días a la semana, sin descansos ni vacaciones, diez horas por jornada partida y reúne mensualmente 600 euros. El metro desde Atenas al aeropuerto, cobra por un viaje de ida y vuelta, 18 euros. Te lo dejo aquí.
Y aquí Alaikyn y La Morocha. 
Anónimas dentro de estas humillantes cajas.
Ellas que tiene una historia de aventuras y zozobras. 
Se exigieron al máximo e hicieron lo necesario para que pudiéramos concretar el viaje y vuelven a casa semi desarmadas y ocultas en cartón.  
Se merecen un homenaje. O mejor aún; volver a los caminos, transportando sueños e ilusiones de un viejo de barba hirsuta y pocos pelos.

Hace ya muchos inviernos 
que he dejado de ser muchacho.
Y aunque ando de lomo gacho,
por culpa del reumatismo,
por corazón tengo el mismo,
aunque le falte algún cacho.
José Larralde

sábado, 3 de junio de 2017

Korinthos

La tarde de llegada a la ciudad antigua de Corinto (Korinthos), vimos algunas de las ruinas que se encuentran dentro de la misma. Al día siguiente, emprendimos la subida al monte donde se encuentra el "castro", que es una fortificación iniciada 600 años antes de Cristo y que sucesivamente ampliada por los distintos invasores. Pueden buscar y leer la historia, pero caminar por entre sus piedras, subir y bajar los senderos que la recorren, ver el gigantesco tamaño de sus cisternas, apabulla. Cuantos hombres y mujeres vivieron detrás de sus murallas. Cuantas  historias minúsculas transcurrieron allí. Es necesario vivir la experiencia. Tomar la dimensión de lo breve de la existencia humana y a la vez de la reiteración de la misma.


   
   







 Al regresar al pueblo, visitamos el templo de Apolo y lo que fue ese emplazamiento. Otra vez viajar en el tiempo y en las emociones. Un museo pequeño pero excelente y muy bien preparado para interpretar lo que luego veríamos fuera.



De esta estatua me llamaron la atención los pies, por su realismo. Pero luego todo lo que viera tendría la misma calidad.

 Las estatuas se realizaban sin la cabeza y sin las manos. Estas se esculpían aparte para facilitar la tarea, pero las cabezas se realizaban usando como modelo a quien encargaba el trabajo. Era la foto de la época.
 Me siento plenamente identificado con los griegos. En cuanto a belleza física, me refiero.





 Este simpático señor, de tan solo 80 años, es propietario de un negocio que vende recuerdos a los turistas, pero el se encarga de realizar a mano copias de las pinturas del museo en pequeñas piezas de cerámica. Trabaja para estar entretenido y porque su privilegiada ubicación, le permite hacer amigos de todo  el mundo.
La tarde que llegamos, se acercó a observar la bicicleta y lo invité a subirse y rodar. Aceptó de inmediato y disfrutó como un adolescente. 

Hace muchos años, que se planteó realizar un canal en el istmo de esta región de Grecia. Con 6 kms de obra, los barcos ahorran 400 kms de navegación. Fue Nerón quien con un pico de oro, dio el puntapié inicial. O  sea la foto para la prensa de la época. Pero al poco tiempo tuvo la idea de morir y la cosa quedó esperando a que llegara el fin de siglo XIX, o sea unos 2000 años y se concretara.  

Mientras estábamos admirando lo que a pico y pala habían hecho los "grecios", tuvimos la suerte de ver uno de los 10.000 barcos que anualmente cruzan el canal.   



Debajo de la estructura del puente carretero, se ha instalado una empresa, que por la módica suma de 80 euros, te ata de las patas, te lanza al vacío mientras te filma y luego te entrega la prueba gráfica y una camiseta.... nunca había visto en vivo esta cuestión....



Y esto se termina. Hace un mes que andamos pedaleando por Europa. Una Europa desconocida y en algunos casos, con mala prensa. Una mala prensa inmerecida, porque no tenemos más que buenas experiencias y una de esas BUENAS EXPERIENCIAS, la tiene que contar en detalle Roberto, que el día que logró reparar ,a bici inició su marcha cerca del medio día y no alcanzó su destino planeado. A  las 21 hs., un muchacho le ofreció albergue en su casa y sin pedir más que eso, recibió cena y desayuno. Se trataba de una familia campesina de la Albania musulmana.
Ahora llegar a Atenas, deslumbrarnos con con que de ella sabemos y volver a nuestras respectivas "zonas de confort"