Páginas vistas en total

martes, 22 de julio de 2014

Viaje en bici por el canal de La Garonne, Francia

En los primeros días de junio, charlando con mi nieta Camila, le pregunte si haría un viaje conmigo. Me respondió espontáneamente que sí y decidimos hacer el viaje por Francia y de manera inmediata (ya estaba decidido el viaje con Diego Ballesteros). Un clima desfavorable primero y luego sus vacaciones familiares demoraron todo hasta el día 17 de julio. La idea era rodar desde la ciudad de Toulouse a Bordeaux por el carril bici que bordea el canal de La Garonne. Salimos temprano y sobre las 11 de la mañana estábamos en la estación de ferrocarril sobre el canal. Carina, mi hija y madre de Camila nos despidió y regresó a casa con la camioneta. Ahí quedamos los dos tratando de organizar nuestra carga y buscar la salida rumbo al oeste. La dificultad para encontrar un sitio donde aparcar y el ritmo de una ciudad gigantesca (la 3º de Francia) me desquiciaron, pero en menos de 30 minutos íbamos dejando atrás la ciudad, rodeados de parques industriales y playas ferroviarias. En la salida nos extraviamos y un ciclista que notó nuestra actitud de búsqueda nos llevó hasta la ruta correcta. Camila con sus frescos 20 años disfrutaba de la situación y a mi me abrumaban los problemas que imaginaba se podían presentar, pero en la medida que el verde iba creciendo y el paisaje haciéndose más abierto y rural, mi ánimo se relajó y comencé a disfrutar de la compañía de alguien que se descubría nuevo y diferente a pesar de la aparente cercanía que da la familia. Me preocupaban las situaciones por las que debería pasar Camila, omitiendo que yo a su edad, me consideraba plenamente apto para pelearle a la vida. Pocas horas bastaron para saber que estaba junto a una persona que tenía fuerza interior, objetivos claros y tesón para lograrlos.
En mi viaje anterior, dedicado a mi abuelo Alaikín, dije que la sangre viaja y que conmigo vienen los que antes fueron y no hay tiempo en el que yo no haya existido, porque traigo la memoria que aporta la sangre y ya estoy proyectado al futuro en mis hijos y nietos. Camila me demostró que esto es cierto.
Deseo que pueda seguir borrando miedos, cumpliendo sueños y concretando cosas. Tiene la fibra para hacerlo y en ella vamos muchos. (también yo)

El canal cruza la ciudad de Toulouse
ya estábamos dejando atrás el bullicio de la ciudad y crecía el canto de los pájaros y el rumor del agua.
como es de linda por fuera, lo es por dentro... sabe que otra vida es posible y la busca mansamente

otro hijo está presente en la camiseta... el grupo Pisauvas, de Mendoza, Argentina, donde Pablo participa corriendo y también rodando en bici por los Andes.
No puedo evitar la siesta, supremo invento... después de una comida al borde del camino, Camila me sorprende en brazos de Morfeo
Son unos 300 kms desde Toulouse a Boudeox, donde 250 transcurren junto al canal de La Garonne, en un carril bici impecable. Solo peatones pueden compartir este camino, lo que da gran seguridad y comodidad.
Acostumbro a llevar un diario de viaje, que actualizo durante las tardes, después de montar el campamemto. Anoto los kms hechos, el tiempo y las impresiones que me ha dejado la jornada. En esa tarea me sorprendió la fotógrafa de la expedición.
Mientras nosotros rodamos en la margen del canal, los barcos de recreo alquilados o particulares a unos 8 kmh van sorteando los desniveles mediante las exclusas y cuentan con puertos o bases donde proveerse de agua y electricidad.
Muchos lugareños o turistas disfrutan de la pesca 
Antiguos barcos cargueros, son reconvertidos en casa flotantes y albergan familias de forma permanente o temporaria
La sombra y el agua hacen este trayecto sumamente grato. No hay desniveles, salvo al cruzar algún puente o ruta local. Muchas familias con niños pequeños viajan con sus alforjas y carritos. Mujeres con sus hijos o solas, como la inglesa Penni de más de 60 años, se animan a hacer este recorrido. 
Varias empresas alquilan barcos de recreo para los que no hace falta ninguna clase de habilitación para tripularlos.
 Las exclusas sirven para sortear los desniveles naturales. En este caso el barco entró con un nivel de agua alto (lo indica la marca el el muro). Se cierra la exclusa, se baja el nivel y sale unos 2,5 metros más abajo. El funcionamiento de estas exclusas es automático y sumamente sencillo.


Este es el clasico indicador del carril bici. Otros agregan distancias y en algunos casos los desvíos.
 Llegamos a la exclusa de Saint Christophe muy golpeados por el calor y Camila con algunos problemas digestivos. En el viejo edificio restaurado funciona el albergue, restaurante y bar " de la Poule à Vélo (la gallina en bicicleta), tenían todas las habitaciones ocupadas y el restaurante a pleno, pero nos dejaron acampar en el jardín y no quisieron cobrarnos. Christelle y Nadine nos atendieron como a príncipes y se preocuparon por la salud de mi nieta. GRACIAS.
Una de las mejores experiencias de viajar en bici, es el conocer gentes. Esto nos pasó con Elizabeth y Makhtar, con quienes a pesar de la aparente dificultad idiomática, charlamos durante horas y también mostraron preocupación por solucionar los problemas de Camila. Al despedirnos, me obsequiaron un ejemplar del Romancero Gitano de García Lorca en versión bilingue..... espero volver a verlos amigos, un abrazo!!!
 césped cortado, árboles cuidados, calles limpias.....
 este es el camping de Moulhis-sur-Garonne.. municipal, donde no hay personal de manera permanente. Dos veces al día vienen gente a mantener la higiene del lugar y otras dos veces a cobrar a quienes se van instalando
 Aquí nos dicen que nos instalemos y que a las 19 y a las 7,30 vendrán a cobrarnos. La tarifa es de 2,20 € por persona y 1,50 por la tienda (carpa), nosotros pagamos 5,90€

 baños impecables.....
 el "jeton" sería un cóspel o ficha que cuesta 1 euro y pone en marcha la ducha de agua caliente (2 minutos)
las duchas cuentan con una pequeña área de banco y percheros para poder depositar la ropa. Esto es común en Francia e inexistente en España, lo que indica una mayor actividad de acampe y vida en la naturaleza y también una gran cultura cívica... en todo lo que tiene que ver con el camping Francia es espectacular... 
Nota: la mayoría de las fotos fueron obtenidas por Camila González Suarez

5 comentarios:

  1. Uy dió, tata, será que uno no tiene el roce internacional tuyo, pero cómo corno se usa ese baño que parece una ducha? Uno se para de frente al agujero, con los pieses en las plataformas, para hacer líquido? Y no me digas que para el sólido, uno se da vuelta, se agacha, y larga el morfi? Qué desastre sería uno de esos en la terminal de Santa Rosa, donde aún con inodoros normales, los locales (y supongo que pasajeros en tránsito también) se empecinan en embadurnar el piso completamente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola... ese inodoro se llama "a la turca" y también se usan en Argentina. De todas maneras si te querés sentar y simultáneamente leer La Arena, también hay "tazas".... la gente es muy cuidadosa y dos veces por día pasa personal de limpieza que repone papel higiénico y limpia

      Eliminar
  2. Ah, y me olvidaba: podrías hacer algo con la foto que tenés al tope de cada página? No sé, achicarla, recortarla. Es tan ancha que, en mi compu vieja con monitor chico, me estira toda la pantalla hacia la derecha, y tengo que correr la página de izquierda a derecha constantemente, y es tan alta que me ocupa la mitad superior de la pantalla (sin dejar casi lugar para el texto). Y también es tan grande en KB, que tarda mil horas en cargarse, y tarda lo mismo cada vez que le doy a "Entrada Antigua" o "Entrada mas nueva" para leer posteos anteriores.

    Bueno, eso nada más. Seguí con los relatos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mauro... soy muy jovato para aprender ahora a acomodar cosas en la computadora... ja ja. Me parece que será más fácil que vos cambies la que tenés. Las fotos están reducidas en su mayoría. Trataré de pedir asesoramiento.

      Eliminar
    2. Las fotos que van con el texto salen de 10, el blog les cambia el tamaño automáticamente según el monitor. La única foto que es tamaño monstruo es donde le estás dando al escabio (supongo, por la sonrisa picarona, y porque es en Alemania, tierra de buenos vinos) en la feria de radioaficcionados. Está al tope de cada una de las páginas. La foto se llama "friedrichshafen 2012 sigui 049.jpg" y el ancho es 1600 pixels (para que te des una idea, Blogspot sugiere un ancho de 760 pixels).

      Si tu nieta anda por los 20, debe junar de computadoras, y va a saber como achicar la imagen.

      Mi factura de Internes agradecida...

      Eliminar