Páginas vistas en total

domingo, 20 de diciembre de 2015

Feliz 2016

Llegar a fin de un año implica un balance de lo realizado y también de lo que ha quedado sin concretar.
La Vida es un viaje, donde es necesario llenar el camino de experiencias.
Estas vivencias son las que nos permiten crecer, evolucionar, expandir nuestra conciencia. El mundo no es lo que nosotros vemos desde la atalaya, donde nos sentimos seguros y protegidos.
Un poeta dijo que "el Mundo es ancho y ajeno"...y rebuscando en los rincones del Mundo, intercambiando con otros seres humanos de culturas, razas, credos e ideas diferentes, expandimos nuestro círculo y derrumbamos prejuicios. Nos hacemos más grandes, más tolerantes y comprensivos y sobre todo, disolvemos los miedos.
En abril, volví a Marruecos. Esta vez sin la bici, pero con mi compañera y unos amigos. Otra vez respiré los intensos olores de sus mercados de especias, de sus carpinterías elementales, talleres de cuero y metal. El sonido musical de carros, mercaderes, fritangas, músicos y cuenta cuentos callejeros... el caleidoscopio de sus multicolores tiendas y bazares, de la piel de sus gentes. De sentir que el tiempo es una rueda vieja.
                                            Y que en cada lugar tengo un hermano...

También recibí en casa a otros viajeros. Cada uno con su visión del Mundo y de la Vida. Pero todos con un sentimiento común de libertad y fraternidad. De una de esas visitas surgió una historia hermosa. Pierre y Stephanie pasaron por casa con su bici y abrieron la puerta de la suya, para que hoy mi nieta Victoria sea una más en su familia, mientras estudia en Francia... sin cálculos, sin interés materiales.... no nació una amistad. Recuperamos un antiguo vínculo.

Durante treinta días rodé por Polonia, Kaliningrado, Lituania, Latvia y Estonia... paisajes y gentes diferentes. Bosques apacibles, lagos y playas. Ciudades antiguas con historias trágicas y presente esperanzador. Gentes silenciosas, aparentemente distantes, pero con una generosidad abrumadora.
 En el bosque... Latvia
Atsa y su familia. Esta mujer tiene un corazón que no le cabe en el pecho.....

No solo disfrutamos de lo que vivimos en primera persona. Muchas veces nos hace felices ver a quienes queremos, recorrer caminos que amamos. Mi hija Carina y mi nieta Camila, hicieron un viaje en bicicleta por Francia.. fue un viaje iniciatico, mágico, de prueba y reafirmación. Salieron mamá y la nena y volvieron dos hermanas.

Hay referencias que sirven para andar el camino. Gente que va adelante y sin proponerselo, abren la huella. Uno de ellos es para mí, Salva Rodríguez. Con una desvencijada bici, partió de Granada en enero de 2006 y después de hacer 145 mil kilómetros y cruzar África, Asia, América y Europa, volvió a España el 23 de junio de este año. Cruzó los Pirineos con "su Galeón" y durmió su primera noche en España en casa. La Vida es muy generosa conmigo y vive haciéndome regalos invaluables.
A la recepción se sumó Diego Ballesteros, otro Maestro de la Vida.
     Con Diego y Salva... responsable e impulsor, respectivamente, de mis viajes en bici.

También viajando, podemos tomar conciencia de la torpeza desmesurada de los hombres. En Normandía, los vestigios, monumentos y museos dedicados a la 2º Guerra Mundial, nos mueven a pensar en los trágicos resultados del egoísmo humano. Miles de cuerpos... cientos de miles... millones de cadáveres, trofeos de la sinrazón.


Pero también, recorriendo los monumentos megalíticos de Carnac, hechos por el hombre hace miles de años, sabemos que estamos aquí para perdurar. El destino de la humanidad es avanzar en el reconocimiento de que somos hermanos y nadie se salva si uno solo queda fuera. Las guerras, el hambre, la pobreza no tienen motivo racional para existir y la solución no es de países o continentes. Es un problema de la humanidad toda y la humanidad tiene la llave de la solución.

Un 2016 de Paz, donde cada uno encuentre razones, para sentirse hermanado con sus iguales.
El 3 de enero pisaré Cuba para recorrerla en bici durante treinta días... a seguir bajando sueños.
Un abrazo

No hay comentarios:

Publicar un comentario