Páginas vistas en total

lunes, 4 de agosto de 2014

Viaje con Diego Ballesteros

Anoche, tarde volví a casa. Muy cansado por haber sido un día extenuante de trenes, auto-stop y cientos de kilómetros de conducir. Durante un par de horas charlé con Eva sobre el viaje y le transmití mis experiencias de manera desordenada y con mucha emoción. Ahora hay que volcar todo en este blog. Yo, antes de partir, suponía con quien me iba a encontrar. La lectura de su libro y su historia deportiva me daban un perfil que se confirmó en esta semana. El no tenía mucha información mía. En estos siete días nos hemos conocido y mucho.
Diego es un tipo excepcional, con una gran fuerza de voluntad y amor a la vida. Obsesivo en los detalles. Altamente competitivo, con los demás y consigo mismo. Su vida cotidiana, hasta en los más mínomos detalles es complicada y hasta dolorosa, pero afronta todo con auténtica alegría.
Comprobé que no sabemos nada sobre las lesiones medulares y sus concecuencias. Los sitios que se ofrecen como "adaptados" para discapacitados adolecen de mucho, demasiado quizá. Escalones insalvables, baños incompletos. controles fuera del alcance, falta de elementos de apoyo o seguridad, caminos para todo terreno...
Diego logró su objetivo. Se demostró a sí mismo que puede montar su carpa, cocinar, manejar todo el equipo y resolver un sinfín de situaciones que presenta un viaje de estas características. Hoy se le hace necesario un acompañamiento, pero de ninguna manera es una carga para su acompañante.
Ya se porque me eligió; necesitaba un "partícipe necesario" y me crucé en su camino en el momento justo.
Lo admiro y respeto más que antes del viaje. Le agradezco la oportunidad de este aprendizaje, que necesitará de una decantación y análisis posterior.
Diego, perdón por mis excesos, te prometo un 5% más de paciencia para el próximo viaje, si es que lo hay, viste?
Primer campamento en las instalaciones de "Le Méditerranée", un magnífico camping en la zona de playas de Portiragnes, sobre el mar Mediterráneo. Nos permitieron dejar nuestro vehículo durante el viaje sin costo alguno. Gente amable que se sintió tocada por el viaje de Diego. gracias a todos. Esa noche supimos que nuestras tiendas eran idénticas.
Diego quería salir desde el Mediterráneo y así lo hicimos
El martes muy temprano, después de una noche con algunas lluvias, desayunamos y partimos. Diego llevaba una bandera para ser bien visto.
Fue una jornada muy dura por el fuerte viento en contra y una constante trepada. Ese día sumamos la etapa más larga de toda la travesía. Al llegra al camping nos informan que está completo, pero la historia de Diego y su sonrisa logran un hueco. Antes de llegar un periodista nos esperaba en un cruce y le hace unas fotos y una nota.
En ningún momento Diego aceptó ayuda y hasta cocinó. La inexistencia de abdominales es uno de sus mayores obstáculos, pero tiene super desarrollados los músculos de la voluntad
No tengo tantos sponsors como Diego, pero debo destacar el apoyo que me brinda la más importante empresa chocolatera de la Comarca del Alto Gállego;CHOCOLATES DE LA ABUELA, de Hostal de Ipies, invierte grandes sumas de dinero en mantenerme alejado de sus instalaciones. Gracias a Eva y Carina.
La primera noche, para montar la carpa, Diego trabajo desde el suelo, desplazándose sobre su esterilla, pero luego comprobó que le resultaba más fácil desde la silla y así lo hizo. Cuando ya tenía la tienda disponible, transportaba todo su equipaje dentro de ella y la condicionaba para su descanso. A la mañana el trabajo de desmontar y cargar todo en la handbike... ¡CAMPEÓN!
Todas sus necesidades las resolvió por si mismo y la mayoría de las veces en instalaciones que podemos calificar de precarias.
Desplazarse no es "caca de nene"... gravilla, tierra suelta, cesped, planos inclinados.... y ahí viene DIEGO
La picadita previa a la cena con un vino que no satisfizo nuestras expectativas. Días después conseguimos un tinto de aplauso y mención de honor....
La relación fue, sobre todo, clara. Ninguno se guardó nada y sería tonto negar que aparecieron tensiones, pero siempre terminaba la jornada con una mutua disculpa y un abrazo
En primer término la carpa de Diego
Mis ya famosas aptitudes culinarias fueron desplegadas con arte y generosidad de mi parte. Solo resta el reconocimiento público de parte de mi compañero.
Diego siempre quiere ir un poco más allá, pero cuando para se le caen los párpados y duerme estas siestas que incluyen hilo de babita....
La charla siempre estuvo presente. Desde historias hilarantes a confesiones mutuas que nos llenaban los ojos de lluvia. En esta oportunidad, nos regalamos una carne de cerdo al horno con una fastuosa ensalada. Como ven cenamos a la hora del té, como corresponde en Francia.
Esta tarde llovía y pretendí apurar la instalación del campamento haciendome cargo de las cosas de Diego. Terminé de fotógrafo y severamente reprendido por inmiscuirme en cosas que no me corresponden... tomá, viste?
Realmente la ruta elegida, sobre todo en la vertiente al Atlántico es excelente para este tipo de viaje y disfrutamos de buenas temperaturas y un clima benigno.

La idea de poder operar en radio se fue diluyendo con el paso de los días. Primero las largas jornadas y posteriormente el disfrutar de largas charlas con Diego hicieron que descartara instalar la estación. Los 10 kilos de equipos se hicieron notar.
 El sábado la lluvia nos impidió desayunar como lo hacíamos habitualmente y hubo que esperar hasta casi las 11 de la mañana para poder comer algo. Aquí doy comienzo a mi concierto de "baguette travesera"
.Desde lo alto de un puente tomé esta foto a Diego con su equipo....


5 comentarios:

  1. Que grandes que son!!! Sos admirable Diego tenes una fuerza inmensa en el corazón felicitaciones a los dos!!!!! Soy Agus

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un abrazo Agus y gracias por escribir....

      Eliminar
  2. Che loco, vos no sabias que a un minusvalido no se lo ayuda (a menos que el te lo pida)? Es como decirle "Vos no podes, inutil, dejame a mi" aunque esa obviamente no sea nuestra intencion.

    Bueh, ahora a lo importante: como se llamaba el vino berreta (asi lo tacho de mi lista), y como se llamaba el vino recomendado?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sabemos poco de minusvalías... no lo volveré a hacer.
      El vino berreta era un vino recomendado por los locales. Un rosado con gusto a nada. El otro un tinto de bodegas Pujol de la región de Castelnoudary. No pudimos cargar botellas en las bicis, que si no traíamos varias cajas.

      Eliminar
  3. Ah, ya lo encontre. Es un Mas Olivier, rosado (rose), denominacion de origen (appellation d'origine controlee, AOC) Faugeres, cosecha 2013 (http://www.les-crus-faugeres.fr/boutique/Rose/Mas-Olivier,5,30.html). La bodega no tiene mala fama, pero obviamente este rosado no resulto.

    Yaquestamo, te digo: no se te ocurra acariciarle el rrope a un ciego. El can esta laburando, no se lo debe distraer. Si el ciego se da cuenta que le distrajiste el animal (por ejemplo, si el ciego se tropieza, baja mal un escalon, etc., mientras escucha a alguien que dice "Que lindo el cuzquito!"), te vas a ligar una soberana puteada jajaja

    ResponderEliminar