Páginas vistas en total

martes, 18 de noviembre de 2014

Cañón del Añisclo

El lunes pasado hicimos nuestra primera caminata dentro del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido, recorriendo unos pocos kilómetros dentro de Ordesa, en dirección a La Cola de Caballo. Ya han visto esas fotos. Ayer decidimos ir hasta el cañón del Añisclo, pues las referencias que teníamos lo hacían recomendable. Desde casa hasta Ainsa por el valle del Guarga ("la Guarguera") camino que conozco mucho por mis paseos en bici y luego subir en dirección al túnel de Bielsa, para alcanzar la población de Escalona, donde girando a la izquierda y después de unos pocos kilómetros nos encontramos dentro del cañón. La formación calcárea de las rocas a facilitado la erosión del río Bellos que se encajona en un profundo tajo mineral. Nos impactó el paisaje y nos demoramos unas dos horas en hacer un recorrido que no supera los 15 kms. Llegamos a un pequeño estacionamiento, donde se inicia un recorrido de 45 minutos que transcurre por ambas márgenes. Pudimos visitar la ermita de San Urbes y cerrando el círculo regresar hasta nuestra casa rodante. En este punto también se inicia un sendero que puede llevarnos hasta el nacimiento del río, en un abierto circo glaciario. La imponente belleza del lugar hizo que demoráramos el almuerzo hasta pasadas las cuatro de la tarde. El Pirineo es muy bonito y también recuerdo la imponencia de la cordillera de los Andes en su trayecto austral, sembrada de bosques y lagos inmensos, pero este estrecho valle superó lo conocido. Llevamos diez años residiendo en la zona y hemos estado varias veces cerca de él y nunca hasta ahora lo habíamos visitado. Si las nevadas que se avecinan nos lo permiten, volveremos pronto y si no será una visita obligada en la próxima primavera.
 La entrada desde Escalona nos muestra esto...
 Fanlo es el primer pueblo importante que se visita saliendo del valle, pero la noche nos llegó antes de cruzarlo... es un camino ascendente y en el puerto (coll)está Fanlo, que según leí hace años, recién llegado a estas tierras, sería la deformación de un apellido holandés (Van Lo... o algo parecido). Luego a descender hasta Sarvisé y ya con una ruta más ágil volver a casa.



 El fin del otoño agrega colorido al paisaje..


 El que lucha y resiste... VIVE.....

 Lo estrecho del valle hace que la humedad sea alta y por lo tanto favorece la vegetación en todas sus formas... líquenes, musgos.....
 El agua atrapa y si se trata de cascadas o saltos se potencia la magia.

 Frida triplicó la distancia hecha por nosotros... pero no se atreve a salir de la senda.
 Las infraestructuras que permiten el disfrute del parque son excelentes y no afean en nada el paisaje. Lo justo para moverse sin problemas...
 La ermita de San Urbes (un santo pastor), es un refugio natural en la ladera. Le han hecho un muro de piedras y dentro hay un altar donde dicen que dormía en inquilino. Es lugar de peregrinación anual.

3 comentarios:

  1. Che, otra vez la Frida sin correa (ta bien, con pretal, pero sin correa). A ver, cuantos guardaparques se necesitan para que un argentino cumpla con las reglas? Bueno, en cuanto a las fotos, es la misma cámara de siempre? Los colores salieron mejor que las fotos de los viajes del año pasado...

    ResponderEliminar
  2. Thomas... Frida es un animal altamente instruido y en realidad sería yo el que debiera ir con correa.. La cámara es la de siempre pero en una función que ahora no recuerdo como se llama... realza los colores. Happy new year dear Thomas...

    ResponderEliminar
  3. Que hermoso paisaje, el camino, los colores. He apuntado este cañon para cuando esté por España. Saludos desde Chile

    ResponderEliminar