Páginas vistas en total

viernes, 17 de abril de 2015

Marrakech y sus monumentos

Ayer,después de la siesta volvimos al zoko y lo recorrimos con más calma. Al entrar en el sector de las alfombras, sonó el llamado a la oración, que es una especie de letanía recitada por el imán y reproducida por los altavoces de la mezquita cercana. En brevísimo tiempo se agruparon frente a nosotros más de 20 hombres que se arrodillaron y comenzaron a orar. Apuramos el paso y pasamos a otro sector donde la cantidad de participantes era mayor. Esto nos inhibió y detuvimos la marcha, pero un joven que estaba en el lugar nos indicó que no había problemas en continuar nuestro recorrido. Unas horas antes quisimos entrar a una mezquita y no es posible para quienes no son musulmanes

 Uno de los cientos de pasillos donde se enciman los puestos de venta
 Torre de la mezquita de La Koutoubia, una de las tres más altas del mundo. En este caso 75 metros y construida en el siglo XIV
 desde una terraza, presenciamos el armado de los puestos de comida en la plaza Jma al Fna

 Un joven vendedor con ropas típicas de los tuareg, los nómades del desierto

La madrasa y mezquita de Ben Youssef, es uno de los edificios más grandes de la medina, donde se llegaron a alojar 800 estudiantes del corán. Fue construida en el siglo XIV y tiene un gran paralelismo con la Alhambra de Granada, lo que hace suponer la intervención de arquitectos musulmanes de España.
Este es el patio central y es de lamentar la falta de mantenimiento y lo que es peor, de cuidado que presentan las instalaciones y me refiero al control de lo que hacen los visitantes, por lo que es dable observar grabaciones en los muros y otros daños intencionales. La entrada tiene un costo de 10 dirhams (1 euro), pero si no se le pide el ticket al cajero, cobra y adentro... ese dinero se pierde para el sostenimiento del edificio, pero le viene muy bien a la familia de los empleados.

Esta es una de las celdas usada por los estudiantes, que debían aprender el Corán de memoria antes de abandonar la escuela.

Si bien la mayoría de las mujeres marroquíes visten ropas occidentales, es posible ver también otras que se cubren totalmente con las burkas.
una de las visitas que buscan los turistas, es la zona de los curtidores y la tintura de cueros, que se encuentra fuera de los muros de la medina. Se mantiene los sistemas de trabajo de hace siglos, solo que actualmente las tinturas no son naturales, sino químicas, lo que está generando cánceres.

No hay comentarios:

Publicar un comentario