Páginas vistas en total

viernes, 5 de febrero de 2016

Cuba en bicicleta

Hace apenas 48 horas que llegué a casa y estoy ansioso por contarles mi viaje. Cuba es un país con una particular situación política y económica, que acepta diversos enfoques y juicios de valor, condicionados por la concepción personal de cada observador. En esta primer entrada, me limitaré a contarles EL VIAJE. Lo que entiendo puede interesar a otros viajeros o a aquellos que sientan curiosidad por un periplo como este.
Mi idea inicial, era recorrer muchos más kilómetros en la bici, pensando que existía una red de carreteras secundarias que me permitiría hacerlo, evitando de los sitios de turismo masivo, pero en la segunda jornada de pedaleo debí modificar ese pensamiento, ya que me encontré con la inexistencia de rutas que acompañaran su litoral caribeño y por otra parte, que en los caminos secundarios las pendientes ofrecen una dificultad extrema hasta para hacerlas caminando. Finalmente, recorrí poco más de 1000 kms en bici y otros 1400 mayoritariamente en autobús (930 de Santiago de Cuba a La Habana) y camiones o tractores con acoplados.
 Esta es la autopista de La Habana a Pinar del Río, por la que se permite la circulación en bicicleta. Como pueden ver, es escaso el tráfico y debo destacar que en ningún momento sentí riesgo, puesto que los conductores son respetuosos y pacientes. También es cierto que son muchos los cubanos que se desplazan en bicicletas entre los pueblos o en carros tirados por caballos, lo que influye en una menor velocidad del tráfico.
 El clima de la isla es prácticamente de un verano constante. Al estar en el hemisferio norte, se encuentra actualmente en invierno, pero las temperaturas oscilan entre los 17 y los 30 grados, lo que hace que esta sea la temporada alta. A partir de abril y hasta noviembre, son más frecuentes las lluvias y los tornados y las temperaturas máximas  tornan inviable un viaje a fuerza de pedal.
 Esta imagen es de mi primer día de rodada. Había salido de La Habana con un sol espléndido y súbitamente apareció esta tormenta que me castigó por unos pocos minutos, empapándome, pero sin sufrimiento, pues estimo que la temperatura estaba por encima de los 27º
 Otra constante del paisaje es el verde y las montañas. Existen varias cadenas montañosas y la vegetación natural, más los cañaverales inmensos, hacen que uno se mueva dentro de una brillante paleta de verdes

 El agua es un elemento caro en Cuba, ya que una pequeña botella de 35 cl. cuesta 1 euro, casi lo mismo que una cerveza. Es posible abaratar este coste comprando bidones de 5 litros, pero para la bici eso es muy incómodo. Beber el agua que utiliza la población puede acarrear problemas intestinales. Las autoridades recomiendan hervir el agua, pero yo utilicé una pastillas potabilizadoras y no tuve problemas. También es fácil encontrar pequeños puestos de venta de comida (pan con queso o algún fiambre), donde comprar refrescos o jugos de frutas.

 En Cuba existen dos monedas. El peso cubano y el peso convertible o CUC. Por un euro obtenemos 1,08 CUC y esta es la moneda que está destinada a los servicios al turista. A su vez 1 CUC equivale a 24 pesos cubanos. Los alojamientos y restaurantes dirigidos a un público extranjero deben ser pagados solo en CUC, pero no obstáculo alguno para hacer uso de los servicios que utiliza el pueblo cubano y las diferencias son abismales. Un pan con queso o fiambre puede pagarse 10 pesos y un refresco 2 lo que sumado equivale a 0,50 euros. Una pizza va de 5 a 10 pesos, los helados son buenísimos y también extremadamente baratos. En los pequeños poblados o en la carretera siempre encontraremos estos puestos, pero deberemos saber que la oferta es muy limitada en cantidad y calidad de producto. He comido en paradores de camioneros por 1,30 euros incluyendo el postre y la bebida. El los paladares, restaurantes particulares, hay mayor variedad de comidas (tampoco para tirar cohetes) y se puede comer por 4 CUC, de los cuales la mitad es para la cerveza.
 Otra oferta habitual es esta. El guarapo o jugo de caña, la que exprimen con esta máquina y al que  agregan hielo molido... bueno, refrescante, azuquita pa'los músculos y 1 peso cubano
 También existen en las rutas más importantes, paradores utilizados por los transportes turísticos, similares a los que conocemos en nuestros países y también son similares los precios a pagar.

 La eterna crisis económica y el bloqueo, originan a los cubanos múltiples falencias que cubren con ingenio y buen ánimo. El transporte es uno de esos faltantes, por lo que veremos cantidad de modos de moverse; carritos de caballos, caballos solos, bicicletas, tractores y acoplados, camiones transformados en autobuses, vehículos oficiales, motos... esto será motivo de una entrada exclusiva, pero debemos saber que hacer "botella" (auto stop o dedo) puede resolvernos algún apuro o ayudarnos a terminar una cuesta eterna.

 Tampoco se ve mucho tráfico en las ciudades. Esta es la entrada por la avenida principal de la ciudad de Cienfuegos, aproximadamente en horas del mediodía.

 Por referencias de otros viajeros, lecturas de las guías y por una directa percepción, puedo decir que Cuba es un país muy seguro para cualquier viajero. Desde luego se deben tomar las mínimas medidas de precaución, pues puede surgir algún pillo que aproveche el descuido, pero no hay riesgo alguno de robo o agresiones.
 Aquí rodé franqueado por interminables plantaciones de caña de azúcar y en muchos casos pude ver los operarios cosechando mediante maquinaria.
 El alojamiento más usado, son las casas particulares autorizadas por el gobierno para alojar extranjeros. El pago debe hacerse en CUC y los precios oscilan entre los 15 y los 30 CUC, dependiendo de la ciudad, la ubicación dentro de la misma, las condiciones de confort y los extras como puede ser el desayuno incluido. Hay que saber que existe mucha gente que se gana la vida con el turista y no siempre de manera clara o legal. Se los llama jineteros  y están siempre dispuestos a llevarnos a la casa de su tío o amigo, donde le deberán dar sus 5 CUC de comisión que nosotros pagaremos incluidos en el precio normal que hubiéramos pagado de haber ido solos. No es difícil obtener una cama, hay que recorrer el casco céntrico y buscar el cartel que indica la casa. Es un dibujo raro en azul y la leyenda arrendador en divisa. En todos los sitios encontraremos higiene y un mínimo de comodidades, siendo generalmente una habitación amplia, baño privado y la posibilidad de utilizar un patio o terraza. También puede darse el caso de que incluya una cocina. Sobre este tema también haré una entrada exclusiva.
 Se da el caso de que nuestro mapa nos indica una carretera asfaltada, pero eso fue hace muchos decenios y nos encontramos con que deberemos disminuir la velocidad y tomar la cosa con calma. Estos caminos también nos ofrecen la oportunidad de poder dormir de otra manera, como es pidiendo permiso a algún campesino para montar la carpa (tienda) y siempre recibiremos el permiso y no nos dejaran dormir al raso. Nos invitaran a compartir su modesta casa y su cena y habrá que hacer un esfuerzo para que a la mañana siguiente acepten un pago. Como en todos lados, el que menos tiene es el más da.
 Una de las jornadas más duras fue el cruce de la Sierra Maestra. Salí del pueblo de Yara a Bartolomé Masó y desde ahí a Las Mercedes.. hasta ahí bien, pero luego comenzó una interminable subida de pendiente criminal que me depositó en San Lorenzo. La bajada fue imposible y tan peligrosa que debí bajarme de La Morocha y descender a fuerza de frenos y cuadriceps. Luego La Habanita, más subidas, más bajadas y finalmente el Caribe y el pueblo de Marea del Portillo. Lo gratificante fue que después me enteré que fue territorio del Ché y en esa zona se libraron los primeros combates importantes del Ejército Rebelde

 El punto más alto.... selva tropical y nubes bajas.


 ¡ Llegué al Caribe! ....
 Caribe si, pero siguen las cuestas.....
 Y algunas hay que subirlas a pata...
 Quitaron el asfalto para lavarlo... pero ya lo ponen.
Desde la terminal de autobuses a mi alojamiento en La Habana, pasé por la Plaza de la Revolución... ¿quien no conoce esta imagen?... Aquí la foto de un ciclista en Cuba.

4 comentarios:

  1. Respuestas
    1. me debo a mi público... vos estás en primera fila.

      Eliminar
  2. Hola
    Gracias para estas informaciones. Yo tambien quiero hacer el tour de Cuba en bici. Pero yo prefiero hacerlo en grupo y con guia (no soy muy fuerte!). Conoce usted a una agencia local Cubana que organiza estos viajes en bici? Gracias

    ResponderEliminar
  3. Te dejo estos dos enlaces de empresas que se dedican a organizar tours en bicicleta. Un saludo

    http://tuaregviatges.es/america_del_norte_y_central/viajes_a_cuba/Descubriendo_Cuba_en_bicicleta.htm

    http://www.viajesenbici.es/viajes/cuba-de-costa-a-costa-en-bici/

    ResponderEliminar