Páginas vistas en total

lunes, 16 de junio de 2014

Mabuni, Itoman

En una entrada anterior hice mención a mi viaje a Okinawa, Japón en 1977 y la visita a los sitios donde se libraron los feroces combates de la Batalla de Okinawa, al fin de la 2º Guerra Mundial. Hoy el sitio ha sido transformado en un parque dedicado a la Paz y la importancia que esta tiene. Es el objetivo de las autoridades del gobierno de Okinawa, que los visitantes tomen conciencia de la necesidad de trabajar en todos los campos para lograr la Paz o al menos evitar la guerra. 
Las fotos que hoy les muestro, pertenecen a las instalaciones subterráneas, donde funcionaba la estación de radio de la Marina Imperial, para cubrir el tráfico con sus buques en el Pacífico. La dotación normal era de unos 120 hombres. En el momento de mi visita, estas instalaciones llevaban muy pocos años de recuperadas y no se habían abierto todas las galerías, las que sí hoy pueden ser visitadas. En la parte alta de la colina, se había erigido un pequeño edificio circular, desde el que se tenía una panorámica de las playas y donde estaba instalado un pequeño museo con elementos pertenecientes a los marinos japoneses y algunas armas norteamericanas. 
Estas galerías fueron excavadas en la roca coralina. A la izquierda se puede apreciar el nicho donde se encontraba instalado uno de los generadores de electricidad.
La sala de comando, era el único espacio que se encontraba hormigonado. Al verse derrotadas las tropas japonesas, el comandante de la estación y su plana mayor, se suicidaron de manera colectiva mediante el estallido de una granada. Se aprecian en el muro las huellas dejadas por las esquirlas


 En el centro de la vitrina, una pistola Colt 45 americana. 


 Esta es una foto reciente de la sala de mando, la que conseguí en Internet
Al igual que la foto anterior, esta la bajé de Internet. Estos túneles no estaban habilitados para la visita en el año 1977

7 comentarios:

  1. Hablando de combatientes japoneses, te recomiendo el libro de Hiroo Onoda, el soldado que se rindió casi 30 años después que terminara la segunda Guerra mundial. El libro se llama "No Surrender: My Thirty-Year War" ("Sin rendirse: Mis treinta años de Guerra"), y da que pensar cómo, por cada cosa que veía (los Filipinos que se escapaban ante su presencia, los aviones que volaban a las islas), él la interpretaba de manera que encajaba perfectamente con su impression de que la Guerra no había terminado, y de que Japón se estaba Armando para un contraataque. Todo confirmaba que él estaba en lo cierto, aunque la realidad era completamente diferente. Cuántas veces nos pasará eso mismo en la vida diaria...

    http://es.wikipedia.org/wiki/Hir%C5%8D_Onoda

    ResponderEliminar
  2. Onoda murió hace pocos meses, a los 91 años.

    ResponderEliminar
  3. Gracias Kato. El libro de Onoda en español se titulaba "Luché y sobreviví" y es una de las tantas cosas que perdí en mi inmigración. Lo importante que transmite Onoda , es la visión que los japoneses tiene de sus obligaciones. A el le dijeron que no debía rendirse ni entregarse y además conservar la vida... y eso fue lo que hizo. Vivió muchos años en Brasil.

    ResponderEliminar
  4. Jajaja en lugar de "te recomiendo" debería haber dicho "seguramente conoces el libro de..."

    A ver, un desafío, sobre el tema de relatos de ex-combatientes: allá por los 80 o 90, había un empleado en el banco que visitabas a menudo (Banco de la Pampa), que era ex-combatiente de Malvinas, y había sobrevivido al hundimiento del Crucero Belgrano. Ese sobreviviente escribió un libro sobre la experiencia.

    Por 10 puntos: cómo se llamaba el autor, o el libro?
    (Porque me da la impresión que también lo has leido)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como dicen por estas tierras, aquí me has pillado. Recuerdo al pibe del que hablás. Antes de la guerra trabajó en la ferretería industrial de Medina, en la Avda. Luro. Las charlas que tuve con él sobre Malvinas fueron a poco de terminada la contienda y repetía un libreto tipo "billiken", que era lo que le hacían decir. No sabía que escribió el libro. Era un tipo interesante que estaba "nublado"... Si lo ves dale mi abrazo.

      Eliminar
  5. El autor es Carlos Alberto Waispek, el libro es "Balsa 44", que es la balsa donde estuvo varios días hasta ser rescatado. Hizo una sola primera tirada del libro, y luego se mudó a Mar del Plata y desapareció del mapa. El libro no se reimprimió más.

    Actualmente veo en la página de Facebook de este muchacho que está haciendo presentaciones y publicitando su libro. Es posible que haya hecho una nueva tirada.

    http://facebook.com/waispek

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por el dato... un abrazo y hasta otra.

      Eliminar