Páginas vistas en total

martes, 26 de mayo de 2015

Bialowieza, parque nacional

Llovió toda la noche, pero al salir solo lloviznaba. Tenía muchas ganas de llegar al bosque porque lo leído era alentador. Estoy en una región muy cercana a la frontera con Bielorusia y los polacos también hablan ruso y aparecen inscripciones en cirílico. Las iglesias ortodoxas son numerosas, aunque solo el 1,3% de la población profesa esa religión. La temperatura baja, los golpes de llovizna me hicieron rodar con fuerza y mi estado de ánimo fue excelente.
 A poco de salir del hotel, encontré esta iglesia de madera, que son muy antiguas. Todavía estaba en Bielks Podlaski
 Si ya con el polaco se complica.... me querés decir como hago ahora con estos palitos???

 Quedan 45 kms.... parecen pocos, pero las posaderas se quejan...

 
 Hay muchas cigüeñas en Polonia y les hacen soportes para sus nidos en las torres de electricidad
 Y aquí estamos haciendo un nuevo kioskito....
 Necesita combustible para mi calentador (hornillo) y entre a esta estación de servicio a pedir "gasolina"... el fulano miraba la botella, le sacaba y volvía a poner el tapón y me decía que no... gran show de gestos, idas y venidas hasta el surtidor, hasta que apareció la palabra mágica..."bencina",,, ahora si, el creía que yo pedía gas. Risas e invitación a un café.
 El parque nacional de Bialowieza fue fundado en 1921 siendo el más antiguo de Polonia, con una superficie de 105 km2. El bosque considerado primigeniose extiende a ambos lados de la frontera con Bielorusia y es famoso por albergar al bisonte europeo, el mayor mamífero terrestre de Europa. Aunque se extinguió en 1919 se logro su re-introducción y hoy existen unos 700 ejemplares. Hay zonas estrictamente cerradas a la circulación y solo se accede a ellas con guías. Cuenta con muchas rutas para bicicletas y pedestrismo.


 En sentido contrario circulaba otro viajero. Fue alzar la mano y parar a saludarnos y saber de donde venía y adonde iba cada uno. Este joven había pasado por la zona de Mazuria y sus lagos, objetivo de mis próximos días. Forma parte de un grupo de viajeros que mantienen información en Internet sobre rutas en Polonia y me comentó que el año pasado recorrió Armenia y Afganistán. Grato encuentro.
 A los pocos minutos, otro ciclista me saludó y se detuvo. No recuerdo su nombre, pero es descendiente de bielorusos y con sus 72 años se encaminaba a hacer compras en un pueblo vecino.
 Y otra vez un encuentro simpático. Este hombre, de origen alemán tiene 80 años y un caracter extrovertido y alegre. En pocos metros se produjo una alta concentración de gerontes ciclistas (incluyendome)
 Ya estoy en el poblado......
 En la puerta del super mercado estas figuras recuerdan el mayor atractivo del parque. Con mi comida presta, decidí ir a Bielorusia, por el solo hecho de sumar un nuevo país a la colección... ja ja
 Es la única foto que pude obtener ya que no se permiten en los pasos fronterizos ( porque??? los espías necesitan eso?). Los polacos me dieron salida y una policía bielorusa, a los 500 metros me dijo que necesita visa. Fueron unos 5 minutos dentro de Bielorusia... pero estuve ¿o no?
 Volví a Polonoia y este fue el comedor de mi almuerzo
 Otra vez rodando, esta vez en uno de los caminos de tierra, pero muy bien consolidado, y con numerosos paseantes por ser domingo. Esta una de las señales que indican la senda.

 Y así llegue a esta playa del lago Siemianowskie.... 103 kms intensos que decían "por hoy basta"
Este fue mi comedor y dormitorio.... 

1 comentario:

  1. Qué grande ese ciclista de 72 años! Me hace acordar a un albañil que vivía en Villa Parque-Santillán, que tenía una bicicleta parecida, y se iba todos los días a hacer las compras con la bolsita de los mandados. Si hasta son parecidos, el albañil y el polaco. Parecen primos.

    ResponderEliminar