Páginas vistas en total

sábado, 20 de junio de 2015

Riga, la casa del gato

Este gato, cuenta la historia, fue emplazado sobre el tejado, en actitud de enfado, por el propietario de la vivienda, mirando a la vecina sede del Gran Gremio, por no haber sido aceptado por este. Después de larga batalla judicial, el gremio aceptó al comerciante con la condición que el gato fuera girado con la cola en dirección opuesta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario