Páginas vistas en total

lunes, 1 de junio de 2015

Istmo de Curlandia, Rusia - Lituania

Esta estrecha franja de arena, que se extiende por 98 kilómetros comparte la soberanía entre Rusia y su región de Kaliningrado y Lituania. El parque nacional ruso se llamaKurshkaya Kosa y en Lituania, Kursio Nerijos. Subiendo al norte tenemos a nuestra izquierda el mar Báltico y a la derecha la laguna. Es zona protegida y no se debe ingresar en las zonas que no lo autorizan. El impacto humano (1,5 millones de visitas al año) genera que miles de toneladas de arena caigan al mar. Sus dunas han reducido su altura y es posible que desaparezcan. Ya en el siglo XVIII se encaró a nivel internacional, la forestación para fijar la arena. Esta prohibida la instalación de  nuevos núcleos urbanos. El ingreso desde Rusia es gratuito para las bicicletas. En el sector lituano existe un carril bici (Euro Velo 10) que desde la frontera llega al ferry que nos deposita en la ciudad de Kaipéda. Un paraíso para los observadores de aves y un disfrute poder hacerlo en bicicleta
Desde la ciudad de Kaliningrado hasta el acceso al parque, hay 25 kms., que gracias a la gentileza de Valery me ahorré, ya que me llevó hasta allí en su coche. Estaba semi nublado y había un pronóstico de lluvias hasta la media tarde.

Entre el follaje se podía ver el mar a mi izquierda y en el primer sendero que apareció, entré y a no más de 500 metros.....
El mar Báltico... y esta playa
Me quedé un buen rato disfrutando del paisaje y de la satisfacción de haber llegado hasta ahí.
Volví a buscar la ruta, pero hasta pensé en montar ya el compamento
Ya había visto el Báltico, ahora quería ver la laguna y esto es lo que encontré a mi derecha
Esta nueva entrada a la laguna estaba preparada para el acceso de turistas
Y una pareja de cisnes era la dueña del lugar
Un espectáculo gratuito... la familia a pleno

El día anterior, Eva me había hablado de un bosque borracho o danzante y cuando vi el cartel entré a ver lo que hace el viento con los árboles...





Durante en trayecto, aparecen carteles haciendo referencia a la protección que se debe dar a la fauna del lugar... jabalíes, renos, ciervos, lobos.... pero que iba a ver un zorro y se acercaría a mí como si fuera un perro no lo imaginaba. En la frontera, este animal se paseaba entre la gente y los coches... seguramente se ha acostumbrado a que le den comida. Pasada las barreras de aduanas, entré a Lituania y monté mi carpa en un camping en el bosque, a las afueras de la pequeña ciudad de Nida.. Hacía mucho frío y había logrado evitar los chaparrones... siempre había algún techo a mano.


 El domingo muy temprano ubiqué la Euro Velo 10, carril bici que me llevaría hasta la ciudad de Kaipéda en el extremo norte del istmo... el sábado no había terminado para algunos, que rodeados de botellas de cerveza dormían al sol, ni para este acordeonista que al saber mi orígenme dedicó un tango...
Nida tiene una gran cantidad de casas de alquiler para la temporada de verano, bastante breve por cierto y se encuentra sobbre la laguna interior
El carril bici está muy bien mantenido, cuenta con áreas para el descanso y accesos a ambas márgenes del istmo




En la medida que me acercaba al final del recorrido, comenzaron a aparecer pequeños grupos de personas o familias que tomaban sol resguardados del viento del Báltico por las dunas. No era para sacarles fotos... pero se ve que cuando tienen sol lo disfrutan.
Atravesé un área quemada y pude ver la fragilidad del ecosistema. La arena está en la superficie y la manta vegetal que la estabiliza es muy superficial.
Esta es Kaipéda desde el istmo....
El ferry tarma menos de 5 minutos en cruzar y no cobra para los que van en el sentido que yo lo hacía...
Esta ciudad, pequeña y dinámica por su puerto, tiene una particular afición a las esculturas y cientos de ellas se encuentran por todos los sitios que uno mira. Frante a la estación de tyrenes, está emplazada esta, obsequio del gobierno alemán y alegórica al momento en que los alemanes fueron expulsados del territorio por Lituania.
Este frondoso parque de unas tres hectáreas, tiene esculturas en piedra. Creo que anualmente se hace un concurso y las obras se instalan en diversos sitios de la ciudad.
La calle del "centro"......eran las 5 de la tarde.
Ahora a buscar Vilnius y luego seguir al norte...... Tallín nos espera.

1 comentario:

  1. El acordeón a piano del que te tocó el tango es, casualmente, un Hohner marca Tango II B, como se puede ver en la fotografía.

    Las cosas que aprende uno leyendo tus viajes, no? Por ejemplo, yo pensaba que el Itsmo de Currilandia estaba en Argenlandia. Que lo parió, diría Mendieta.

    ResponderEliminar