Páginas vistas en total

domingo, 7 de junio de 2015

Vilnius - Siauilai

En mi plan original de viaje, estaba el pasar por el pueblo donde nacieron el padre y el abuelo de mi a
migo Hugo.. me parecía que era algo lindo poder tomar algunas fotos y buscar algún Baciunas que puediera vivir por esos lados... y entonces salí de Vilnius por caminos secundarios buscando llegar a Siluva.... ese día hice 78 kms., de los cuales unos 30 fueron de ripio (piedra pequeña) y además con viento. La salida de la ciudad fue infernal y tardé más de dos horas en hacer unos 15 kms.
 el primer tramo, después de los primeros 18 kms, fue de arena... estaba lindo, un poco lerdo pero bueno para rodar
 en algunos tramos el bosque cerraba los laterales y la temperatura era agradable
 este tipo de esculturas es muy popular en todo en territorio lituano que recorrí y pueden ser solitarias o en grupos de varias.
 volví al asfalto y duró poco, pero ya no era arena, ahora era ripio al mejor estilo patagonico... y aquí me adelantó un coche.
 los brazos acusaban cansancio por el traqueteo y la siesta fue en el bosque... no estuvo mal el salón!
 decidí renunciar a llegar a Siluva y para explicar los motivos paré a sacar una foto y el viento derribó mi corcel.... pobre Morocha se desparramó, pero no hubo problemas
 Huguito !!!! no puedo... quiero, pero no puedo... Un abrazo Cabezón!!! este tramo va dedicado a vos con todo cariño y no es joda.
 Jamova era el destino para esa jornada y ya estaba cerca
 Este es mi nuevo sillín y el tujes agradecido... cuanto sufrí y la solución solo costaba 23 euros....
 Entré a Janova (digase Ianova), busque alojamiento y nadie podía decirme nada, o bien porque no entendían o no sabían. Finalmente conseguí un dato (en lituano) de parte de un tgaxista y salí en búsqueda del susodicho hotel... en otra parada para ver si estaba cerca, mientra interrogaba a una jóven, un coche paró y esperó el final de la charla, luego me interrogó si necesita una cama y ante la respuesta afirmativa, me dijo que el era también ciclo viajero y me invitaba a su casa. Gintaras a marcha lenta me marcó el camino y así llegamos a su casa, donde en un sauna ubicado en el jardín dormí después de cenar con y su esposa Giedré.... al día siguiente me levanté y partí muy temprano y ahora nuevamente le agradezco su generoso gesto. LO MEJOR ES LA GENTE , solo que mandan los hijos de puta.
El 4 de junio, como digo, muy temprano salí para hacer los más de cien kms que me separaban de Siauliai... día de mucho viento de cara y frío. La mañana se hizo eterna y venía pensando en que no llegaría a la ciudad. Paré en una gasolinera y pedí un café. Había tres personas trabajando y pregunté si podría tener algún tren o autobús que me llevara a Siaulai. Como siempre la charla es sobre el viaje, de donde vengo, etc. y el final fue que una de las mujeres me dijo que ella en un rato iba a ese destino y me llevaba en su coche. Creí que la bici no entraría y se lo comenté, pero ella insistió en que era posible. Di unas vueltas por la zona y volví a la hora convenida. Mientras viajabamos me comentó que había hablado con sus hijos y ellos querían conocerme, por lo que me invitaba a hospedarme en su casa y a visitar la ciudad y la región.... Asta me abrió su casa y me sentí como si conociera a esa mujer desde siempre. Sus hijos Martyna y Domantas (ambos varones) y su pareja Vytautas se encargaron de que nada me faltara y acompañarme a museos, sitios históricos y estaciones de animales en cautiverio... tipo La Cuniacha para mis vecinos.

Centro de la ciudad, que se concentra en un gran boulevard con muchos puestos callejeros. Coincidió mi visita con la fiesta anual de la localidad


 Martyna, Asta, Domantas y la sobrina Inesa...
 En Siauliai está instalada la fábrica de bicicletas más importante de Lituania y tiene un pequeño pero interesante museo en el que entre otras cosaa, está esta antigua máquina de madera
 Creo recordar que este mamotreto tiene unos 70 kilos de hierro
 Esta hand bike fue hecha en 1995..... Diego la haría volar igual.... Por cierto, mi amigo Diego Ballesteros, hace 20 días se consagró campeón de España en velocidad en hand bike... CAMPEÓN

 Detalle de la máquina.... que distancia nos separa de estas pesadas bicis...
 Entre 1998 y 2000, un grupo de varios ciclistas encaró en reto de dar la vuelta al mundo, durante su recorrido se incorporaban para trayectos parciales gentes de las regiones que transitaban. Finalmente solo seis de los que iniciaron el viaje en Seattle lo concluyeron y de ellos cuatro eran lituanos. Una de las bicis está en el museo y es esta.
 Había leído sobre la Colina de las Cruces, un lugar ubicado en el centro del país, donde la gente deja una cruz para pedir o agradecer, al casarse o como memoria de algún difunto... pero otra cosa es verlo. Millones de cruces de todos los tamaños y materiales se concentran en un espacio que debe ser de una hectárea.





La despedida que me brindó Asta fue una visita a este lugar donde en un entorno bucólico hay varios laberintos y se considera a estos como vórtices de energía. Llegamos para la cena y esa no sería la despedida.

En el centro Asta, a la izquierda la silenciosa Inesa, luego el activo Martynas, al centro Domantas que con sus 15 años tiene el comportamiento de un adulto, Vytautas siempre jovial y el afortunado viajero... me hicieron sentir absolutamente cómodo. Gracias por tanta generosidad y cariño.

2 comentarios:

  1. Y...el cerro de las cruces, la fabrica de bicicletas, etc....tenias pensado visitarlas, e'cir, eran parte de tu itinerario? O salio la oportunidad gracias a los contactos locales (y fortuitous)?

    De paso, te acordas el nombre de la fabrica de bicicletas?

    ResponderEliminar
  2. Cuando preparo un viaje reúno mucha información y lo de la colina de las cruces lo tenía registrado, pero no pensaba visitarlo por los comentarios de otro viajero, que no encontró razón que justificara ese destino (yo creo que hacer 20 o30 kms para verlo, valen la pena y digo de hacer esa distancia en bici). Lo de los museos si lo tenía previsto, porque la ciudad era una escala y estaría algunas horas. También visité un diminuto museo de radio (soy radio aficionado) con algunas cosas interesantes. La marca de la fábrica de bicis no la recuerdo. Lo siento.

    ResponderEliminar