Páginas vistas en total

martes, 7 de febrero de 2017

Uruguay - fotos

En cada viaje acumulo gran cantidad de fotos y obviamente, no se pueden publicar todas en las entradas del blog. Aquí elegí algunas que creo merecen ser publicadas, por su calidad o por lo que representan o pueden mostrar. Creo que esta es la última entrada sobre este maravilloso viaje, salvo que el Comandante Cartiago Santucho decida hacer algún comentario.

 Esta foto fue hecha por Santiago y acomodó su bicicleta junto a este motorhome. La bici está haciendo su primer viaje y la tripulación del carromato, viene bajando desde México morosamente. La actitud de esos viajeros, la forma en que se mueven y financian y el aspecto y las leyendas que muestra el vehículo, fueron el primer gran impacto que alimentó el deseo de seguir rodando en el Jefe de esta expedición. Amplíen la foto y lean.
 Comenzábamos a pedalear antes de que el sol apareciera y lo hacía cuando ya estábamos  sobre las rutas costeras. El fresco de la brisa, la sensación de libertad y la soledad que nos rodeaba, inspiraba al Comandante, que indefectiblemente se emocionaba y gozaba de estos cielos. La foto le pertenece.
 Santiago me esperó sobre la cuesta y me fotografió cuando estaba culminando un tramo de gran esfuerzo. La bici en la arenilla no tenía buena tracción y se desperdiciaba parte de la fuerza empleada para subir. La ampliación de la foto les mostrará mi cara de "sufrimiento", el que desaparece y se transforma en alegría cuando se alcanza el objetivo.
 Esta es la familia de Daniel, entrerriano que nos esperó en la ruta. La catarata de coincidencias fue anonadante y seguimos en contacto con este amante de los viajes en bicicleta y futuro colega de ruta. Foto de Santiago.
 También Santiago obtuvo esta foto de un grupo de tres viajeros (italiana, brasilero y argentino) que venían bajando desde Paraguay. A mi cumpa le llamó la atención la simpleza de sus bicicletas y equipos y lo extenso del recorrido que tenían acumulado y el destino sin cerrar de la aventura. Indudablemente no hace falta la super máquina para viajar. Son necesarias las ganas, el sueño y la ausencia de miedo. Hay un mundo esperando que lo descubramos y es muy poco lo que necesitamos.
 De estos carteles vimos varios, pero siempre omitíamos el fotografiarlos. Este por suerte no se escapó y lo publicamos por si alguien quiere cruzar la laguna de Rocha sin penar en los médanos. Llamen a Pepe.
 Uno de los "pasillos" del camping Amaranto, en Valizas (sí, con V), el único que me animo a recomendar.
 Mitad de la cocina de uso libre que dispone el camping Amaranto. Hay refrigeradores, elementos de cocina, vajilla y café con leche gratis desde las 7 hasta las 11 de la mañana.



Aquí comíamos y socializábamos con otros viajeros. Yo dormía mis siestas y en las parrillas que se ven al fondo a la izquierda, nos hacíamos los asados. También en camping Amaranto. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario