Páginas vistas en total

sábado, 20 de mayo de 2017

Sarajevo a Hom, frontera con Montenegro

Salimos de Sarajevo temprano y con baja temperatura, pero soleado. Buscamos la salida al sur y rodamos por un paisaje hermoso. Trepamos dos largos puertos con almuerzo y siesta incluidos y después de 110  kms., llegamos a la frontera con Montenegro. Un río es el límite entre los dos países. Muy poco trafico y por lo tanto diminutas instalaciones policiales. A ambos lados, un policía se subió a mi bici para la foto. Alaikyn llama la atención. Antes del cruce la carretera se estrecha y está deteriorada y encontramos las primeras y últimas señales de la presencia de minas. Estas datan de la guerra fratricida que desmembró la ex Yugoeslavia.
La aduana en la lengua de estos países es "carina" y se pronuncia "sarina". Montenegro es muy pequeño, unos 13.400 km2, menos de la décima parte de La Pampa y su población apenas supera los 600 mil habitantes. Durante los enfrentamientos armados del 1991 al 1995 la región estuvo al margen, pero los montenegrinos integraban el ejército regular de Yugoeslavia y algunos incluso como voluntarios, combatieron a Croatas y Bosnios. Hoy Montenegro está en la UE y su moneda es el euro. Cruzamos el puente metálico de un solo carril y subimos el faldeo del estrecho valle que forma el río. A escasos 200 metros del puesto fronterizo nos alojamos en el pequeño complejo hotelero Blue River, dedicado al rafting. Sus instalaciones, perfectamente mantenidas, parecen estar colgadas de la pared de la montaña y son un balcón del que uno no quiere irse. No creo que hayamos utilizado hasta ahora un alojamiento con un entorno más bello. También la atención de sus propietarios y empleados fue excelente y la cena, en el comedor abierto con las vistas del río, será un recuerdo para mucho tiempo. Un pequeño lugar en el mundo, al que quisiera volver. Para los que necesitan poner precio, barato y si se compara con lo recibido... un regalo.


Detrás  mio pueden ver una construcción que presenta balazos y un orificio hecho por artillería

Mejor no pasear fuera de la carretera

Aduana de  Bosnia y Herzegovina
Ahí dice "Bien Venidos a Monte Negro"
En el edificio de la izquierda están las habitaciones y en el de la derecha el bar y el restaurante
De derecha a izquierda; el dueño, su hijo, su esposa y una amabilísima mujer que ignoro si también forma parte de la familia

No hay comentarios:

Publicar un comentario