Páginas vistas en total

martes, 6 de agosto de 2013

Carcastillo - Abárzuza, 3º día

Muy temprano abandoné el Monasterio y por un  terreno con pequeños desniveles fui internándome en tierras navarras. Ya cambiaba el terreno y aparecían grandes superficies de huerta regadas por aspersión. Este aumento del verde se fue incrementando a lo largo del día.
Desde el inicio del viaje notaba incomodidad en el manillar y ahora se sumaban nuevas dificultades al cambiar de marchas. Entré a la ciudad de Tafalla buscando una bicicletería  donde solucionar el problema. El mecánico, al salir a la calle para ver mi "máquina", lo primero que dijo fue;"es una bici muy barata", estudió los cambios y agregó; "peores no hay". Se agachó para continuar su inspección y tocando la cadena, agregó; "es muy corta, esto se corta en cualquier momento". Le pedí me dijera si podía resolver el problema y mientras toqueteaba aquí y allá, seguía desgranando sus despiadadas críticas a mi Rocinante. Cuando concluyó "lo que malamente se podía hacer", encontró que la presión de los neumáticos no era la adecuada. Ya los inflaré, le respondí,  y mirando mi bombín remató; "eso no sirve para nada". Yo miraba mi "máquina" y recordaba los 1200 kms que hice con ella por Marruecos.... para olvidar tanto agravio busqué (y encontré) un bar donde castigarme con alimentos.

A las 12;30 estaba a la entrada de un pequeño pueblo llamado Oteiza, pero la temperatura era de 43º y me refugié en un monte junto a la ruta. A las 5 de la tarde hice otros 8 km hasta Estella y volví a parar un buen rato. Sobre las 8 de la tarde me planté en Abarzuza y junto al río, con el permiso de los vecinos monté campamento en un prado. Ahora estoy en la Navarra vasca y el euskera está presente de manera notable.
A media noche ruidos en la bici me despertaron, pero se trataba de algún animal que olfateo la bolsa de basura atada al manillar.
Los gastos del día ascendieron a €19,50, incluyendo los € 5.- que pagué al mecánico.



 Parada en un descanso de la carretera, a la entrada de Olite
 Ciudad de Tafalla, donde mi bici sufrió el mas grande de los agravios 
Almuerzo de homenaje y desagravio a mi bici... después de esto volvimos a la ruta con la moral en su sitio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario