Páginas vistas en total

miércoles, 28 de agosto de 2013

Miedo.....

Al hablar de mis proyectos de viajes en bici o comentar los que he hecho, recibo algunas preguntas que se reiteran. Pero hay una evidente preponderancia, de las que tienen que ver con las supuestas inseguridades.
Ya en algún comentario apunté que vivir es una experiencia peligrosa, pues siempre termina en la muerte y sin embargo nadie se niega a la existencia. Estoy convencido que mediante los miedos que nos inculcan (la educación, los gobiernos, las religiones) nos hacen más facilmente manejables y por lo contrario, vencer esos miedos, nos sumerge en una libertad que está desde siempre esperandonos, atrás de esos barrotes imaginarios que nos creamos.
Gracias a Jorge Bicibirloque, conocí el blog de una mochilera argentina que recorre el Mundo haciendo autostop (dedo, argentinos dixit) y un comentario sobre esta cuestión, que rubrico en su totalidad.
http://losviajesdenena.com/2013/03/y-no-te-da-miedo/

Siempre recuerdo que al viajar al norte de Argentina, veía en las banquinas (arcenes) gente que vendía unos pequeños monos, que se mostraban dóciles y manejables. Quienes los adquirian, debían parar sus vehículos al cabo de un par de horas, que era cuando al mono se le pasaba la borrachera que lo mantenía dócil. Estos animalitos eran cazados de manera incruenta, sin ocasionarles ningún tipo de daño. Sus captores, hacían un pequeño orificio en una gran calabaza (zapallo) y ponían dentro algún tipo de alimento tentador para el simio. Este introducía la mano y al cerrar el puño, con la golosina dentro no podía quitarlo de la calabaza, que se transformaba en insólita trampa, y por no soltar la comida, perdía la libertad. (se pueden hacer obvias comparaciones con los humanos).

Tenemos muchos miedos infundados. Lo contrario al miedo sería la seguridad y si revisamos las cosas en las que creemos encontrar seguridad, también veremos que hay muchas seguridades infundadas... nos apoyamos en ilusiones, humos, mentiras....

No hay comentarios:

Publicar un comentario