Páginas vistas en total

miércoles, 10 de julio de 2013

"Tachero" marroquí

Cruzando el zoco de Tetouan, desde una radio surgía la música de El Humahuaqueño. No pude evitar el parar y observar si se trataba de algún argentino perdido en Africa. Me resultaba curiosa esa música y otra vez pensé en lo pequeño que es el Mundo.

Dos días después, cuando muy temprano estaba saliendo de la ciudad, desde el vallado del Palacio Real, alguien me grita; “buen viaje, boludo”. Lo busqué entre los pocos madrugadores que trajinaban la plaza y vi a un hombrecito flaco que se acercaba mostrando una amplia sonrisa desdentada.
  - Salam ale kum. Le dije mientras nos estrechábamos la mano.
  - Buen día, me dijeron que sos argentino. Viví en Haedo y era tachero en Liniers. Respondió en argentino porteño. Tengo pasaporte argentino y me quiero volver, estoy juntando para el pasaje. Agregó con una mirada triste, como aceptando que la apuesta era muy grande.
  - Am sala. Ojala puedas hacerlo pronto – fue mi respuesta. Comencé a rodar como si un tango triste me marcara la marcha. Nada podía hacer para ayudarlo. Sin mirarlo levanté mi mano en un saludo.
  - Que tengas buen viaje. Nos vemos en Argentina, gritó mientras me alejaba


No hay comentarios:

Publicar un comentario